Cafeína, salud ósea y absorción de calcio

por 21 junio, 2020

Tal como indica en su revisión de 2002 Heaney RP, (1) algunos estudios observacionales sugieren que el consumo de bebidas que contienen cafeína parece estar asociado con una reducción de la masa ósea y un mayor riesgo de fractura. Fue el mismo autor, en 1982, el que publicó los efectos perjudiciales de la cafeína en la economía del calcio, al que siguieron diversos estudios que asociaban la ingesta de cafeína como factor de riesgo para desarrollar osteoporosis. Es interesante indicar que Heaney y Recker en 1982 hallaron un balance de calcio negativo de menos de 5 mg de calcio por taza de café (o equivalente de cafeína). Más tarde, Barger-Lux y Heaney RP proponían en 1995 compensar dicho balance negativo con un aumento de aproximadamente 40 mg de calcio por cada 177,5 ml de café (2).

Partimos de la base de que los estudios observaciones no establecen causalidad alguna. Por ejemplo, un estudio realizado en 1992 a 619 hombres y mujeres de 70 años encontró una correlación inversa entre ingesta de cafeína y masa ósea. Dicha relación desapareció al ajustar en función de otros factores cuyo impacto negativo en la salud ósea es bien conocido (tabaquismo, actividad física, etc.).

La revisión de los diversos estudios parece sugerir que, en individuos con ingestas inadecuadas de calcio, la cafeína produce un ligero balance negativo de este mineral, mediada por una débil interferencia con la eficiencia de la absorción del calcio. Es más, diversos estudios estiman que dicha reducción en la absorción podría solventarse con la adicción de 1-2 cucharadas de leche a una taza de café. Así mismo, la variabilidad encontrada parece asociarse a la ingesta, siendo negativa en caso de bajas ingestas de calcio.

Si observamos los últimos estudios realizados al respecto, Coronado-Zarco et al. publicaron en 2019 una revisión sistemática de guías de práctica clínica sobre recomendaciones no farmacológicas para el tratamiento de la osteoporosis. La adecuada ingesta de calcio y proteína, la vitamina D y el ejercicio físico fueron principalmente recomendados, mientras que se sugería limitar la ingesta de café. La publicación de esta revisión propició la replica de Kawada (3) que mostró su preocupación ante tal afirmación, ya que diversos estudios sugieren un impacto beneficioso del consumo de café, debiendo ser muy cuidadosos a la hora de asociar osteoporosis y consumo de cafeína. La lectura de la replica de los autores (4) así como la revisión en sí es muy interesante, ya que pone de manifiesto la controversia actual en dicha asociación, debido a la cantidad de contradicciones entre los diversos estudios.  Tal como comentan Coronado-Zarco et al., algunos estudios han sugerido que los mecanismos que podrían estar asociados a los efectos del café sobre la salud ósea incluirían la mayor excreción urinaria de calcio, disminución de la eficiencia de la absorción intestinal, efectos negativos sobre los osteoblastos, apoptosis de los osteoblastos y/o bajo consumo de calcio en las personas que consumen café.

¿Cuáles son las conclusiones que podemos sacar al respecto? Se han realizado muchos estudios desde la publicación del estudio de Heaney RP en 1982. No obstante, la mayor parte de la evidencia al respecto deriva de grandes estudios epidemiológicos realizados con metodologías cuya validez es cuestionable (cuestionarios autoinformados, riesgo de sesgo de memoria). Como indican los autores, la asociación entre los efectos de la cafeína y la salud ósea debe tomarse con precaución. Tal como comentaba Heaney RP en 2002, en consumo moderado de bebidas que contienen cafeína (1-2 tazas al día aprox.) no tiene un impacto significativo en la salud ósea, mientras que un consumo excesivo (4 o más tazas) podría estar asociado a una disminución de la DMO. La revisión de Coronado-Zarco et al. coincide en limitar la ingesta de café en no más de 4 tazas. Por principio de precaución, creo interesante tenerlo en cuenta.

¿Afectará por tanto el consumo de café a la DMO? La pregunta que deberíamos hacernos es ¿en qué contexto?

 

Bibliografía

  1. Heaney RP. Effects of caffeine on bone and the calcium economy. Food Chem Toxicol. 2002;40(9):1263–70.
  2. Barger-Lux M, Heaney R. Caffeine and the Calcium Economy Revisited. Osteoporos Int. 1995;5(2):97–102.
  3. Kawada T. Letter to the editor: Coffee consumption and bone health: A risk assessment. Osteoporos Sarcopenia [Internet]. 2020;6(1):33.
  4. Coronado-Zarco R, Olascoaga-Gómez de León A. Reply on “Coffee consumption and bone health: A risk assessment.” Osteoporos Sarcopenia. 2020;6(1):34–5.
Acerca de Ana Torres
Dietista-Nutricionista, colegiada Nº MAD00254. Especializada en nutrición deportiva y nutrición vegetariana. Asesoramiento nutricional online.

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *